La luz, siempre la luz